30 de junio de 2015

Un nuevo liderazgo en la OEA



El 19 de junio, unos días después de haber liderado su primera Asamblea General, Luís Almagro, nuevo Secretario General de la Organización de Estados Americanos, recibió a seis representantes de diversas organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) latinoamericana para dialogar sobre el futuro de la OEA.

En un diálogo abierto y caluroso, Almagro compartió sus impresiones sobre la participación de las OSC presentes en la Asamblea, señalando las dificultades presentadas del diálogo y solicitando insumos para lograr diseñar un mejor escenario de encuentro y discusión.

Ante esto, los participantes de la reunión indicaron que desde hace ya varios años la sociedad civil de la región ha presentado propuestas para que se pueda fortalecer este escenario. Indicando que algunos de los problemas que se encuentran ahora están asociados con una participación meramente consultiva, no incluyente, que presenta múltiples problemas logísticos y de monitoreo posterior. El Secretario General coincide en que se requieren procesos y procedimientos más claros, que incluya una participación de más largo plazo, no sólo pensando en la coyuntura de las reuniones oficiales de la OEA que se abren a participación de las OSC.

Por otro lado, Almagro enfatizó en la necesidad de la OEA trabaje para que en la región se garanticen más derechos para más gente, mensaje ampliamente recalcado en el diálogo con Sociedad Civil realizado en el marco de la Asamblea.

Pensando precisamente en esto, comentó la necesidad de cambiar la misma estructura de la OEA para que responda a los objetivos de la Organización; para eso, menciona la creación de la Oficina de Derechos y equidad que estará a cargo de la Brasilera Ideli Salvati. Aunque el organigrama que propondrá debe ser aprobado por el Consejo Permanente, indica que desde el primer día en el cargo ha empezado a trabajar por reforzar la acción de la OEA en estos temas, incluyendo la acción frente al Decenio Afrodescendiente, mencionado de forma amplia por los asistentes.

Los participantes le expresaron su preocupación acerca de que el nuevo esquema planteado para la OEA genere competencia con las relatorías, ante lo que responde que la idea es crear un trabajo complementario indicando que es necesario entender que los Derechos Humanos no son un tema únicamente de la Comisión. Asegura que ha visto la necesidad de generar un diálogo permanente entre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Corte Interamericana y la Secretaría General. Así mismo, comenta que de su parte la CIDH contará con su total apoyo, así no esté de acuerdo con sus resoluciones. Indica que entiende la necesidad de apoyar el sistema interamericano y dotarlo de más recursos para que se fortalezca y actualice en relación a los procesos atrasados.

En cuanto a otras posibles reformas o cambios que requiere la OEA, los asistentes mencionaron la necesidad de que la OEA cuente con una política de acceso a la información alineada con la ley modelo que la Alianza Regional por la Libre expresión e información ha diseñado.

Para finalizar, indicó el nuevo Secretario General que la OEA debe retomar su posición como el principal foro político de la región, con una amplia e incidente participación de la sociedad civil y con presencia activa en aquellos escenarios de la región donde se requiera su acción.

Participaron en el encuentro: Katya Salazar, Directora Ejecutiva de la Fundación para el debido Proceso; Gina Romero, Directora Ejecutiva de la Red Latinoamericana y del Caribe por la Democracia (Redlad); Celeo Álvarez Casildo, Director Ejecutivo de la Organización de Desarrollo Étnico Comunitario (ODECO); Carlos Ponce, Director para América Latina de Freedom House; Moises Sánchez, Secretario Ejecutivo de la Alianza Regional por la libre expresión e información; y Hernando Viveros, representante en Washington de Redlad.