30 de junio de 2015

Un nuevo liderazgo en la OEA



El 19 de junio, unos días después de haber liderado su primera Asamblea General, Luís Almagro, nuevo Secretario General de la Organización de Estados Americanos, recibió a seis representantes de diversas organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) latinoamericana para dialogar sobre el futuro de la OEA.

En un diálogo abierto y caluroso, Almagro compartió sus impresiones sobre la participación de las OSC presentes en la Asamblea, señalando las dificultades presentadas del diálogo y solicitando insumos para lograr diseñar un mejor escenario de encuentro y discusión.

Ante esto, los participantes de la reunión indicaron que desde hace ya varios años la sociedad civil de la región ha presentado propuestas para que se pueda fortalecer este escenario. Indicando que algunos de los problemas que se encuentran ahora están asociados con una participación meramente consultiva, no incluyente, que presenta múltiples problemas logísticos y de monitoreo posterior. El Secretario General coincide en que se requieren procesos y procedimientos más claros, que incluya una participación de más largo plazo, no sólo pensando en la coyuntura de las reuniones oficiales de la OEA que se abren a participación de las OSC.

Por otro lado, Almagro enfatizó en la necesidad de la OEA trabaje para que en la región se garanticen más derechos para más gente, mensaje ampliamente recalcado en el diálogo con Sociedad Civil realizado en el marco de la Asamblea.

Pensando precisamente en esto, comentó la necesidad de cambiar la misma estructura de la OEA para que responda a los objetivos de la Organización; para eso, menciona la creación de la Oficina de Derechos y equidad que estará a cargo de la Brasilera Ideli Salvati. Aunque el organigrama que propondrá debe ser aprobado por el Consejo Permanente, indica que desde el primer día en el cargo ha empezado a trabajar por reforzar la acción de la OEA en estos temas, incluyendo la acción frente al Decenio Afrodescendiente, mencionado de forma amplia por los asistentes.

Los participantes le expresaron su preocupación acerca de que el nuevo esquema planteado para la OEA genere competencia con las relatorías, ante lo que responde que la idea es crear un trabajo complementario indicando que es necesario entender que los Derechos Humanos no son un tema únicamente de la Comisión. Asegura que ha visto la necesidad de generar un diálogo permanente entre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Corte Interamericana y la Secretaría General. Así mismo, comenta que de su parte la CIDH contará con su total apoyo, así no esté de acuerdo con sus resoluciones. Indica que entiende la necesidad de apoyar el sistema interamericano y dotarlo de más recursos para que se fortalezca y actualice en relación a los procesos atrasados.

En cuanto a otras posibles reformas o cambios que requiere la OEA, los asistentes mencionaron la necesidad de que la OEA cuente con una política de acceso a la información alineada con la ley modelo que la Alianza Regional por la Libre expresión e información ha diseñado.

Para finalizar, indicó el nuevo Secretario General que la OEA debe retomar su posición como el principal foro político de la región, con una amplia e incidente participación de la sociedad civil y con presencia activa en aquellos escenarios de la región donde se requiera su acción.

Participaron en el encuentro: Katya Salazar, Directora Ejecutiva de la Fundación para el debido Proceso; Gina Romero, Directora Ejecutiva de la Red Latinoamericana y del Caribe por la Democracia (Redlad); Celeo Álvarez Casildo, Director Ejecutivo de la Organización de Desarrollo Étnico Comunitario (ODECO); Carlos Ponce, Director para América Latina de Freedom House; Moises Sánchez, Secretario Ejecutivo de la Alianza Regional por la libre expresión e información; y Hernando Viveros, representante en Washington de Redlad.

CRISIS EN ECUADOR


30 de junio 2015.



El Secretariado Permanente de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD) alerta sobre acciones de radicalización del Gobierno de la República del Ecuador en diversos aspectos que afectan los derechos y libertades de sus ciudadanos.

Recientemente, el gobierno lanzó dos proyectos que buscaban aumentar los impuestos a las herencias y donaciones (hasta con un 77.5%) y a la plusvalía (hasta con un 75%). El Ejecutivo argumenta que estas medidas buscan la redistribución de la riqueza y que afectarían únicamente a las personas con amplias posibilidades económicas que representarían, a su juicio, el 2% de la población. Días más tarde el presidente anunció el retiro temporal de los proyectos de ley, tras la reacción que tuvo la ciudadanía al manifestarse masivamente. Sin embargo, las protestas civiles continúan, pues el malestar no ha pasado y la ciudadanía reclama cambios y transformaciones profundas por parte del gobierno.

Por otro lado, Ecuador ha logrado un juez en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pese a que el presidente Rafael Correa ha atacado al Sistema Interamericano de manera permanente, amenazando con su disolución o transformación en beneficio de los gobiernos. Patricio Pazmiño, candidato que incluso fue cuestionado por un panel independiente de expertos que evaluó todas las candidaturas presentadas, fue postulado por el Presidente Correa y ha sido el responsable de avalar la Ley Orgánica de Comunicación, irrespetando la jurisprudencia y estándares de la propia Corte Interamericana. Esta misma, regula el contenido de los medios de comunicación de Ecuador y ha sido utilizada para censura y persecución de los medios y periodistas; siendo claramente, una contraposición a la doctrina y jurisprudencia internacional sobre derechos humanos y la libertad de expresión.

Finalmente, en aplicación del Decreto Ejecutivo No. 16, norma que claramente viola estándares sobre la libertad de reunión y asociación establecidos por los principales Sistemas de Derechos Humanos, la Secretaría Nacional de Comunicación de la Presidencia de la República de Ecuador (SECOM), amenaza con una posible disolución a la Fundación Andina para la Observación Social y el Estudio de Medios (FUNDAMEDIOS) de no apegarse a los objetivos plasmados en sus estatutos, por considerar que la emisión de alertas, mensajes y ensayos, tienen una clara intencionalidad política. Este tipo de acciones y actividades son frecuentes en las organizaciones de defensa de derechos humanos de todo el mundo, por lo que un criterio subjetivo no puede, bajo ningún concepto, limitar su trabajo. La acción mencionada es una respuesta del Gobierno, a las acciones de incidencia nacional e internacional que FUNDAMEDIOS lleva a cabo y a la campaña de advertencia sobre la elección de Pazmiño. El trasfondo real de la acción es la censura y el irrespeto a la libertad de expresión de FUNDAMEDIOS y de sus colaboradores, así como, la violación al derecho de asociación y libertad de reunión pacífica.

El Secretariado Permanente de la REDLAD, plataforma de más de 520 organizaciones que defienden la democracia y los derechos humanos, Miembro Oficial del Foro de Sociedad Civil de la Organización de Estados Americanos (OEA) y Capítulo Regional del World Movement for Democracy (WMD):

·         Recuerda al gobierno de Ecuador su obligación de garantizar el derecho a la reunión y a la protesta pacífica de todos sus ciudadanos.
·         Exige que el dialogo prometido por el Ejecutivo, a propósito de las protestas ciudadanas, sea abierto a la sociedad civil de forma inclusiva, que su procedimiento sea transparente y se respete su resultado a favor de la población. De igual manera, hace un llamado para que ese diálogo sea propositivo con el fin de hacer prevalecer el respeto a la libertad de expresión y asociación.
·         Condena las amenazas de disolución contra FUNDAMEDIOS por manifestarse, generando “suspicacias en la opinión pública sobre temas que no son de su competencia”.
·         Insta al gobierno de Ecuador a respetar el derecho de Asociación y a la Libertad de Expresión de los medios de comunicación y de las organizaciones sociales.
·         Señala que la elección del actual presidente de la Corte Constitucional como juez en la CIDH representa un golpe al Sistema Interamericano debido a la incongruencia entre los objetivos de la CIDH y las acciones impulsadas por el gobierno de Rafael Correa y el propio Patricio Pazmiño.
·         Alerta y hace un llamado a Maina Kiai, Relator Especial de Naciones Unidas, a estar vigilante del respeto al derecho a la Libertad de reunión y asociación de quienes integran FUNDAMEDIOS, y exhorta a Edison Lanza, Relator Especial para la Libertad de Expresión, a colaborar en la interlocución con el Gobierno de Ecuador para garantizar el derecho a la libertad de expresión de la población Ecuatoriana.

5 de junio de 2015

Pasado olvidado, presente opaco, futuro...

La próxima Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, primera liderada por Luís Almagro, que se realizará entre el 15 y 16 de junio en Washington DC, tiene una importancia inusual: Será el escenario de elección de ocho nuevos miembros del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, y pretende tomar decisiones sobre el futuro de la OEA, en crisis desde hace varios años.

Al revisar la poca información oficial disponible sobre la Asamblea, llama la atención que el tema eje de discusión, que da nombre a la Asamblea, sea ‘Presente y futuro de la OEA’.  ¿Por qué no se incluye el pasado dentro de la discusión? ¿No se supone que cuando se plantean procesos de renovación, innovación y cambio se debe partir de un análisis juicioso y profundo de lo que viene del pasado, para poder determinar de forma más clara los retos a los que se enfrenta? 

El nombre de la Asamblea pareciera indicar que en la ‘nueva’ OEA el pasado se va a ignorar, lo cual es  torpe, por decir lo menos, teniendo en cuenta la profunda crisis en la que se encuentra la Organización, de la cual sólo se puede salir reconociendo sus principales problemas, e identificando las causas por los que estos fueron originados. Una mirada crítica al pasado es necesaria para la estructuración de reformas necesarias o las construcciones de planes estratégicos y operativos de acción.

Esto se ve también en la elección de nuevos miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Teniendo en cuenta que cada uno de estos órganos está compuesto por siete personas, el que en cada uno de ellos cambien cuatro indica que su identidad, composición y dinámica cambiará de forma radical. Desafortunadamente este cambio se está realizando de forma velada, con casi nula información, y sin ninguna participación de la Sociedad Civil (SC).

En la última elección de miembros de la CIDH (mayo del 2013) el Consejo Permanente permitió la realización de un foro público con candidatos que, como parte del proceso de selección, abrió la puerta a un diálogo entre estos, los Estados miembro y las Organizaciones de la SC. En ese momento el foro representó un hecho histórico ya que en los más de 50 años que al momento llevaba la Comisión nunca se había realizado nada parecido. Pero, como al parecer el pasado debe ser olvidado, hasta para lo bueno, este año no se realizó esta iniciativa, a pesar de las solicitudes permanentes de OSC de la región, incluyendo la Redlad

Teniendo en cuenta esta coyuntura, ha sido creado un Panel Independiente de expertos que, con el respaldo de un gran número de OSC, incluyendo a Redlad, pretende “aumentar la transparencia y visibilidad del proceso de elecciones, ofrecer una evaluación independiente de las 11 candidaturas presentadas para las ocho vacantes disponibles, y ofrecer recomendaciones sobre cómo se pueden mejorar los procesos de nominación a nivel nacional y el proceso de elección a nivel internacional, con la finalidad de fortalecer el Sistema Interamericano de manera general”. 

Redlad comparte la preocupación del Panel sobre la idoneidad de dos de los candidatos a la CortePatrizio Pasmino, actual presidente del Tribunal Constitucional de Ecuador, y Sandra Soriano, de Bolivia. La preocupación es especialmente fuerte en el caso de Pasmino, quien tendría un claro conflicto de interés en su trabajo en la Corte al ser tan cercano a Correa cuyo Gobierno ha atacado de forma constante en los últimos años al Sistema Interamericano.

La opacidad con la que trabaja la OEA, pero en especial con la que se ha planteado esta Asamblea, hace dudar de la voluntad real de cambio. En las páginas oficiales de la OEA (referenciadas al final de este artículo) no se encuentra información suficiente sobre los temas a tratar en la reunión. Por ejemplo, en la página correspondiente a la Comisión Preparatoria de la Asamblea, sólo están subidos el calendario propuesto y el documento de temario, que no brindan mayor información.

Sin duda este es uno de los retos más importantes que Almagro podría atender: darle más transparencia a la Organización, creando un acceso real a la información que garantice políticas y procesos autónomos de publicación de información, así como de apertura a solicitudes de información de diferentes actores relevantes, como la Sociedad Civil. 

GINA ROMERO

Directora
Red Latinoamericana y del Caribe por la Democracia


Algunos links de interés:


4 de junio de 2015

Pronunciamiento de INREDH ante la candidatura de Patricio Pazmiño a la CIDH

Estamos a días de que el Estado Ecuatoriano, en el marco de su campaña en contra del Sistema Interamericano, imponga a Patricio Pazmiño como juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Para quienes trabajamos en la defensa de los derechos humanos y acudimos al Sistema Interamericano es motivo de preocupación que la Corte IDH empiece a integrarse de manera política, por personas que están lejos de contar con las calificaciones para conformar el más alto tribunal de justicia de América.

El señor Pazmiño ha sido una figura polémica en nuestro país. Ocupó el cargo de vocal del Tribunal Constitucional de Ecuador, luego de la destitución de los miembros de dicho tribunal. Al entrar en vigencia la Constitución de 2008, dirigió el Tribunal que se autoproclamó Corte Constitucional en lugar de abandonar sus cargos para dar paso a la elección de miembros aptos para ser parte de este nuevo tribunal.

La administración de Pazmiño en la Corte Constitucional también ha sido polémica. Aunque no se demostró en proceso penal, existió una investigación iniciada por el ex-Fiscal General del Estado por las denuncias en contra de los miembros de la Corte por recibir sobornos en el caso de la Cervecería Nacional (http://www.elcomercio.com/…/pol…/no-se-mete-alfiles-del.html); sin embargo, el nuevo fiscal retiró la instrucción sin que un juez penal pueda analizar el proceso.

Además, la Corte Constitucional en manos de Pazmiño ha sido totalmente funcional al régimen del Presidente Correa. En temas clave como la inconstitucionalidad de la ley de minería (cuyo juez ponente fue Pazmiño), la Corte determinó que a pesar de existir violación del derecho a la consulta pre legislativa, el Ecuador estaba en un régimen de transición donde las normas se flexibilizaban a favor del Legislador; lo que equivale a decir que se pueden violar la normativa constitucional. La sentencia ordena que a partir de su emisión se debe realizar consultas pre legislativas a los pueblos indígenas cuando una normativa les afecte de acuerdo a los parámetros determinados por la propia Corte. No sólo que dichos parámetros no han sido implementados, sino que la Corte no ha tomado acciones para hacer valer su propia sentencia.

Por otro lado, las propuestas de reformas constitucionales del Presidente han sido aprobadas para que se realicen sin seguir los canales determinados por la Constitución, mediante interpretaciones hechas a la medida y rechazadas por los principales juristas del país (reformas que se debían hacer mediante una Asamblea Constituyente se hicieron mediante consulta popular y reformas que debían pasar por consulta popular se harán por medio de la Asamblea Nacional). Es la Corte de Pazmiño la que permitirá que se decida la reelección indefinida del presidente en una Asamblea Nacional en la que el partido de Correa tiene la mayoría, sin siquiera consultar a la ciudadanía.

Además de denuncias de corrupción y de falta de independencia, la Corte de Pazmiño ha sido ineficiente. La Constitución de 2008 establece que la Corte puede seleccionar sentencias de garantías jurisdiccionales para generar jurisprudencia obligatoria en materia de derechos humanos. En siete años de funcionamiento la Corte ha emitido 3 sentencias, ninguna de ellas sobre temas apremiantes en materia de derechos humanos como la libertad de expresión y la independencia judicial, temas sobre los cuales existen varias acciones constitucionales litigadas en cortes inferiores. En este sentido, la Corte Constitucional, al mando de Pazmiño, se ha ganado el triste epíteto de “congeladora”, lo que da cuenta de la desconfianza que tiene la ciudadanía en su accionar.

Finalmente, la carrera profesional de Pazmiño está lejos de tener la altura de los juristas que deberían integrar el tribunal en el que se han sentado Cançado Trindade, Niken, Piza Escalante, Buergenthal, Nieto, Fix-Zamudio, Pacheco, Salgado Pesantes, Ventura, Medina, entre otros nombres de juristas que han hecho de la Corte Interamericana un tribunal con una jurisprudencia técnica y de altísima respetabilidad. Los y las ecuatorianas tenemos excelentes juristas que podrían acompañar nombres tan destacados con el de Raúl Eugenio Zaffaroni en las próximas elecciones.

Es motivo de preocupación la elección de Pazmiño para este alto tribunal. Lo que en circunstancias normales sería un mal candidato que no alcanzaría a competir por votos frente a juristas con suficiente recorrido, su elección es ahora casi un hecho. Los votos parecen estar negociados entre los Estados y la elección ya está decidida, a menos que todos y todas actuemos, exijamos una elección de jueces transparente, con debates públicos, hojas de vida y calificaciones de idoneidad.

Por estas razones, la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos, INREDH, como una de las principales organizaciones del país en este ámbito, rechaza tajantemente esta candidatura e insta al Sistema Interamericano a no dejarse imponer una candidatura de este estilo; además hace un llamado a todas las personas de América que tienen la posibilidad de incidir en este alto tribunal de justicia, para que dirijan comunicaciones a sus ministros de relaciones exteriores y exijan que el voto de sus Estados sirvan para fortalecer el tribunal supremo americano y no para dar paso al circo en el que el gobierno ecuatoriano desea convertir al Sistema Interamericano apoyando candidaturas de esta naturaleza.

Recordemos que el Sistema Interamericano es el ente encargado de defender en última instancia los derechos humanos de nuestros pueblos.

Por el Consejo Directivo de INREDH

SE DETERIORA SALUD DE DANIEL CEBALLOS



3 de junio, 2015


El Secretariado Permanente de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD) alerta sobre el deterioro de salud del preso político Daniel Ceballos, luego de más de 10 días en huelga de hambre para instar a las autoridades que se fije una fecha para las elecciones parlamentarias y que éstas cuenten con la observación de misiones internacionales.

El transcurso de los días sin respuesta a su petición, ha causado en él el aumento de posibilidad de muerte, la pérdida de más de 10 kilos y se ha visto obligado a usar silla de ruedas y una mascarilla. Todo esto, sumado a las temperaturas de hasta 42° y a otras situaciones precarias en su celda o de la alta peligrosidad de la cárcel.

El Secretariado Permanente de la REDLAD, plataforma de más de 520 organizaciones que defienden la democracia y los derechos humanos, Miembro Oficial del Foro de Sociedad Civil de la Organización de Estados Americanos (OEA) y Capítulo Regional del World Movement for Democracy (WMD):

• Urge a las autoridades venezolanas a garantizar la integridad de Daniel, colocándole un médico de cabecera y a cumpliendo con su petición sobre unas elecciones transparentes, además de su liberación inmediata.
• Hace un llamado a la comunidad venezolana e internacional a seguir la lucha por los derechos de los venezolanos y por la libertad de Venezuela.
• Se une a la preocupación de sus familiares y sus allegados.