8 de marzo de 2017

Más que flores y chocolates, las mujeres necesitan garantía de derechos y una vida digna


Sin duda alguna hoy las mujeres del mundo gozan de muchos más derechos y reconocimiento que en épocas pasadas. La persistencia y lucha de miles y miles de ellas en décadas anteriores han hecho que actualmente muchas mujeres puedan acceder a lugares que antes estaban vedados por haber nacido con un sexo biológico determinado. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer. La brecha salarial y la violencia de género son ejemplos de que siguen siendo personas vulnerables en muchos lugares del mundo. Lastimosamente Latinoamérica y el Caribe son uno de esos lugares.

Según un informe de 2016 de la CEPAL, en promedio las mujeres de la región ganan un 25% menos que los hombres, en iguales condiciones laborales. En algunos países la diferencia es mucho más alta. Esta situación cambia dependiendo del nivel educativo de las personas empleadas.

Hay otras cifras preocupantes en materia laboral. Por ejemplo, en Argentina el 42% de las mujeres trabaja hasta 60 horas semanales sin recibir remuneración. En Brasil lo hace el 23% hasta 40 horas a la semana, mientras esa misma situación sólo la vive el 5% de los hombres brasileños. En Colombia, el 32% de las mujeres trabaja 50 horas semanales sin compensación económica de ningún tipo, pero a los hombres de ese país el porcentaje es del 9%. La disparidad es notable en la región.

En materia de violencia de género los datos son mucho peor. Según el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe, los países con mayor presencia de asesinatos de mujeres por razones de género son: Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Perú y República Dominicana. Y aunque existe un porcentaje alto de subregistro de los feminicidios y violencia de género en la región, algunos de los informes que la CEPAL ha hecho sobre el tema en nuestro continente arrojan cifras preocupantes: por ejemplo, para 2014, en Colombia 88 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas; 83 en Perú; 71 en República Dominicana; 46 en El Salvador; 25 en Uruguay; 20 en Paraguay, y 17 en Guatemala.

LAS FLORES SON BONITAS Y LOS CHOCOLATES SABEN BIEN, PERO LAS MUJERES NECESITAN MÁS QUE ESO. NECESITAN GARANTÍA DE DERECHOS. NECESITAN UNA VIDA DIGNA Y QUE SE RESPETEN SUS DECISIONES.

EN VIDEO - Mensaje de la Directora Ejecutiva de REDLAD