10 de julio de 2017

REDLAD en la 47° Asamblea General de la OEA


Desde el finales del 2016, después de que se participara en la Asamblea General de la OEA de Santo Domingo, República Dominicana, REDLAD estuvo adelantando acciones de incidencia y relacionamiento, en vista de la truncada participación que tuvieron las organizaciones de sociedad civil y el malestar ocasionado en muchos sectores defensores de derechos humanos por las pocas garantías que hubo por parte del gobierno dominicano.

REDLAD continuamente tuvo contacto, envió comunicaciones y recomendaciones tanto a la OEA como al gobierno de México, con la colaboración y mediación de distintos líderes y activistas de ese país, para hacer de la 47° de la Asamblea General una mucho mejor que la de Santo Domingo.

En primera instancia, se iniciaron conversaciones con algunas autoridades de la OEA y la Misión Permanente de México (cuyo gobierno se ofreció a ser la sede de la versión 2017 de la Asamblea) para revisar los errores y falencias respecto a la organización de los espacios de participación. Es así como REDLAD participó de reuniones e intercambio de ideas para mejorar la metodología de diálogo entre sociedad civil y gobiernos a finales de 2016.

Asimismo, en el primer trimestre de 2017, REDLAD contactó en México a distintas entidades oficiales, como la Cancillería, la Secretaría de Gobernación y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), para establecer acuerdos y allanar el camino para garantizar una participación satisfactoria de las organizaciones y otros actores sociales.

Por otro lado, viendo el peligro que representa el hecho de que algunos discursos, muchos de corte religioso, en contra de los derechos de las personas LGBTI y de los sexuales y reproductivos de las mujeres hayan ganado más terreno en la región, REDLAD empezó a dialogar con actores, con perspectivas progresistas y alternativas, para construir una estrategia de participación e incidencia en ese sentido. Por lo anterior, a finales de noviembre de 2016, se organizó un encuentro de líderes LGBTI de Latinoamérica en Santiago de Chile, al cual también se invitó a líderes y expertos en temas teológicos y cercanos a comunidades religiosas para dialogar sobre temas comunes, construcción de consensos y poner en la mesa las dificultades y diferencias.

Con todo ese camino recorrido, REDLAD tuvo la oportunidad de participar activamente en los espacios que se habilitaron para la sociedad civil en esta última edición de la Asamblea de la OEA, para lo cual se inscribió como coalición (de acuerdo a la metodología establecida).

Durante los meses previos a la cita en Cancún, se recogieron insumos para la construcción de declaraciones y recomendaciones que fueron presentadas el 19 de junio en el diálogo entre la sociedad civil y las autoridades de la OEA y los gobiernos. Desde REDLAD como coalición y como líder del proyecto Participación de la Sociedad Civil en la Cumbre de las Américas (PASCA), se coordinó a dos grupos amplios y diversos de organizaciones y activistas de la región para presentar, como lo requería la nueva metodología, posiciones concertadas acerca las necesidades y problemáticas que aquejan a la sociedad civil y a la ciudadanía de las Américas.

Por un lado, estuvo la posición de REDLAD, como coalición y organización inscrita en el registro de la OEA, un producto de los insumos recogidos a través del CIVICUS Monitor, una nueva herramienta en línea para rastrear y comparar las libertades cívicas a escala global, muestran que en más de un tercio de los países de la región el espacio cívico es considerado obstruido o reprimido. Igualmente, las reuniones y trabajos previos que se hicieron con los grupos poblaciones de indígenas, afrodescendientes y LGBTI permitieron dar perspectivas más acotadas sobre algunos temas en derechos humanos que también preocupan (consulte acá el documento completo de la posición de REDLAD).

Finalmente, estuvo el posicionamiento del Foro Ciudadano de las Américas (un producto del proyecto PASCA, coordinado por REDLAD), que también se inscribió como coalición, el cual fue construido sobre la base del diálogo en el que ha avanzado el punto focal del proceso en México, Equipo Pueblo, con organizaciones y otros actores de sociedad civil en el país. El documento presenta una parte diagnóstica de la situación social y política que vive nuestra región, y presenta propuestas concretas para avanzar tanto en el debate como en la materialización de soluciones a nuestros problemas. (Consulte acá el documento completo de la posición del Foro).