27 de agosto de 2017

Comunicado del 27 de agosto sobre expulsión de Comisionado de CICIG



Desde la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD) nos preocupa sobremanera la crisis política que se ha suscitado a causa de la decisión del presidente guatemalteco Jimmy Morales, en la cual a pesar de aclarar que mantiene los lazos de trabajo con la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), ha resuelto expulsar a Iván Velásquez, actual jefe dicha comisión.

La acción ejecutiva de declarar persona non grata al Comisionado Velásquez fue justificada por una supuesta extralimitación con base en los acuerdos que crearon la CICIG. Vale destacar que la CICIG es un ente adscrito a Naciones Unidas y que ha ayudado a sacar a la luz grandes casos de corrupción, entre ellos: el caso que presionó a al ex Presidente Otto Pérez Molina a dimitir.

Si bien reconocemos las facultades del Ejecutivo en la dirección de la política exterior, es de recordar que la decisión del presidente Morales surge dos días después de que el Ministerio Público y la CICIG presentaran conjuntamente una solicitud de antejuicio contra el mandatario por incumplir la rendición de cuentas en su función de Secretario General del partido FCN-Nación.

Como sociedad civil de la región, REDLAD se muestra comprometida con los principios democráticos fundamentales y asimismo se suma a la preocupación de la Fiscal General, Thelma Aldana, quien sostiene que la posible salida de Iván Velásquez favorecería la impunidad en Guatemala.

Es por lo anterior que invitamos al ejecutivo guatemalteco a mantener abierto todos los puentes entre el gobierno, sociedad civil y la comunidad internacional para luchar contra la impunidad y la corrupción; uniendo esfuerzos comunes y demostrando su compromiso con la transparencia y la honestidad en el servicio público.

Hacemos un llamado a la calma para buscar soluciones estructurales que erradiquen el clientelismo político y la corrupción, ponderando salidas políticas y diplomáticas ante esta crisis institucional que vive Guatemala. Asimismo, damos un total respaldo a la sociedad civil del país y a sus organizaciones, muchas de ellas comprometidas durante años en la erradicación de los males que aquejan al país, entre ellos la corrupción enquistada en el Estado y la violencia que aqueja a la ciudadanía.