7 de noviembre de 2017

Alerta: ¿se puede confiar en el proceso electoral en Nicaragua?

Consejo Supremo Electoral de Nicaragua. Foto: TN8

7 de noviembre de 2017

La Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia manifiesta su preocupación por los acontecimientos recientes en Nicaragua, en el marco del proceso electoral del domingo 5 de noviembre, en el cual se eligieron autoridades municipales.

Diversas organizaciones de la sociedad civil nicaragüense nos han hecho saber su malestar e inconformismo por la poca transparencia que hubo durante la jornada de elecciones en todo el país, en la que también hubo focos de violencia, amedrentamiento al sufragante y muertos en varias zonas del país durante ese domingo.  

Consorcio Panorama Electoral, conformado por ocho organizaciones nicaragüenses de la sociedad civil, llevó a cabo una observación independiente y sus conclusiones preliminares son alarmantes y muy disímiles de la información oficial difundida por el Consejo Supremo Electoral (CSE) del país, al igual que la de otras organizaciones sociales y ciudadanas.

Una de las principales denuncias que hace Panorama Electoral, y que va en sintonía con gran parte de la sociedad civil organizada del país, en un informe reciente publicado el 6 de noviembre es que “las elecciones del 2017 no reunieron las expectativas de los nicaragüenses y no se han cumplido los estándares básicos de integridad electoral. Estas elecciones representan un retroceso desde las últimas 4 elecciones, las cuales no fueron creíbles. Se puede señalar que a raíz de estas deficiencias, está en la inatención del Estado a la recomendación cardinal repetida y contundente por las misiones de observación electoral calificadas de los últimos procesos como la Unión Europea y OEA, así como Panorama Electoral en el 2016, en cuanto a las transformaciones profundas del Sistema electoral que incluye: Reemplazar a las autoridades electorales señaladas por su falta de neutralidad y transparencia. Por el contrario, el gobierno de la República, al amparo de mayorías legislativas otorgadas por dichas autoridades en los referidos procesos viciados, optó por reelegirlas y reemplazar con miembros de su partido las vacantes, logrando que el 100% del CSE fuera electo de sus filas y con sus votos. Como resultado directo de esta voluntad política, se evidencia la existencia de prácticas dañinas por parte del Estado en lo que respecta a los derechos políticos electorales de los ciudadanos”.

Lo que viene sucediendo en Nicaragua debe prender todas las alarmas en el continente porque a todas luces se viene deteriorando el Estado de derecho y sus principios democráticos fundamentales. Es evidente la erosión de la confianza hacia las instituciones públicas de parte de un sector amplio de la ciudadanía y cómo el gobierno de Daniel Ortega ha abusado de su poder para concentrar funciones y censurar a la oposición.

Por lo anterior, en REDLAD tenemos el pleno convencimiento de que es necesario:

  • Exigir al Consejo Supremo Electoral y a los órganos competentes del país aclarar e informar a la ciudadanía y a la opinión pública el proceso mediante el cual se organizaron estas elecciones, toda vez que hay denuncias de dobles registros para votar, así como de la negación del derecho al sufragio a muchas personas que se consideran opositoras del gobierno, y otras tantas irregularidades.
  • Exhortar a la Organización de Estados Americanos (OEA), y otros observadores internacionales, para que en su informe final sobre el proceso de elecciones municipales en Nicaragua tome en cuenta todas la denuncias que desde la sociedad civil se han hecho. La comunidad internacional no puede ser cómplice de fraudes electorales y abusos de poder. (Ver primer informe preliminar de la Misión de Acompañamiento Electoral de la OEA)
  • Exigir a las autoridades competentes que se investiguen todos los delitos electorales que desde la sociedad civil organizada se han hecho públicos. Es deber del Estado asegurar que a ningún ciudadano nicaragüense se le hayan violado sus derechos o se haya atentado contra su integridad física por causas políticas.
  • Hacer un llamado a la comunidad internacional para que se solidarice con las miles de personas; ciudadanos del común, líderes políticos y sociales de Nicaragua que claman por una transformación profunda del Estado y de las formas de gobierno.

Desde REDLAD, como plataforma de organizaciones sociales, activistas, líderes y periodistas, nos comprometemos una vez más a la defensa de los principios fundamentales de la democracia y de los derechos humanos de cada una de las personas nicaragüenses.